Historia

En tierras lejanas de la vasta Rusia durante el reinado de los zares nació una hermosa Princesa.
Su espontaneidad y energía transformaban a cada paso su entorno e impregnaban la desolada etapa de color, frescura y romanticismo.
Con creatividad y estilo propio solicitaba los más exclusivos diseños que expertos artesanos confeccionaban para ella.
Las joyas eran parte de su esencia simple y pura.
Por siglos el secreto permaneció guardado en las piedras que hoy Anuska comparte con las bellas mujeres que lucen sus accesorios.